jueves, 17 de enero de 2008

Dispolemia

(Sustantivo. Del griego pólemos = guerra, disputa)

Situación en la cual las partes de un conflicto deciden no discutir ni intercambiar opiniones, aun cuando la palabra podría ser fructífera para zanjar ese conflicto.

La dispolemia se utiliza para no tomarse el trabajo de argumentar, de escuchar y de sopesar los dichos del interlocutor. Muchas veces quien se abstiene de polemizar en realidad podría tener excelentes razones para discutir, pero -por pereza o por temor a verse envuelto en una polémica infinita- prefiere dejar las cosas así, aun cuando el perjuicio sea grande. A veces, se oculta esta pereza bajo una inverosímil excusa pacificadora.

"Tengo razón pero para qué voy a discutirle", suele decir el dispolémico ante terceros que lo incentivan a discutir por lo suyo. El dispolémico claudica antes de comenzar la disputa y concede la victoria aun antes de intentar pelearla por el medio más accesible, que es la palabra.

5 comentarios:

«—x—« dijo...

¿Sabe? yo tengo otra idea respecto de la dispolemia, pero para qué le voy a discutir.

Pulgoso dijo...

Se encuentran dos amigos que hace años que no se ven. Uno le dice al otro:
-Che, pero ¡Qué joven que estás! ¿cómo hacés?
- Es que nunca discuto nada...
- ¡¡¡No puede ser!!!
- ¿Sabés que tenés razón?

Acroathenos dijo...

el dispolémico vendría a ser un polemista extremo ya que en su silencio prefiere estar en estado de guerra permanente?.

«—x—« dijo...

La dispolemia en principio no me parece mal cuando es para evitar una discusión que no va a llevar a ninguna parte porque una o ambas de las partes del conflicto no están dispuestas a escuchar a la otra. Prefiero la dispolemia a la mayoría de las discusiones sobre política entre amigos. De hecho, preferiría que los políticos mismos, tan dados a hablar porque sí, fueran un poco más dispolémicos.

El problema de la dispolemia es cuando, por evitar discutir en su momento con alguien, uno sigue la discusión en soledad, jugando a descubrir los argumentos que «hubiera podido usar» y no usó cuando tuvo la oportunidad (el famoso «esprit d'escalier» de los franceses).

Y no se gasten en criticar este comentario, que no quiero entrar en polémicas.

gabrielaa. dijo...

o sea, monopolemia? autopolemia?
jaaajaa jajjajja