jueves, 27 de agosto de 2009

Legóptero,a

(Adjetivo. Del griego logos = discurso y -pteros = que observa)

Quien observa puntillosamente el lenguaje oral utilizado.

El legóptero no escucha lo que le dicen sus interlocutores; se detiene en la forma de las expresiones utilizadas y corrige. Su favorita es la concordancia verbal: "No es habría dicho, sino hubiera dicho", pero disfruta mucho cuando descubre un mal uso de la letra s final: "No es entendistes, es entendiste", "Martes, martesssss, con ese final". Se siente satisfecho cuando los demás le dicen que aprenden con él o cuando le piden disculpas por hablar mal y odia a muerte a quienes no aceptan una corrección o a quienes no se equivocan jamás.

Lo curioso es que las expresiones del legóptero no siempre se rigen por esa puntillosidad que sí exige a otros.

29 comentarios:

el aerolardo dijo...

Legóptero me suena a insecto (bien podría ser un Pepe Grillo buchón del buen lenguaje).
Saludos

Anónimo dijo...

tengo una compañera legóptera...la detesto, me senti bien leyendo esta sutil definicion (perdón,me tragué la tilde en definición)

«—x—« dijo...

Los legópteros son efectivamente insoportables (por mi profesión, yo podría serlo, pero me tengo prohibido trabajar fuera de hora, así que me cuido de incurrir en legoptería).

Eso sí, los más insoportables de todos son los biópteros.

Abrujandra dijo...

Pero qué cantidad de legópteros/as dando vueltas y molestando...larga y tortuosa muerte para ellos/as.
¡Qué bello dipcionario se armó acá!

«—x—« dijo...

Señora (o señorita) Abrujandra, permítame señalarle que en su comentario falta un espacio después de los puntos suspensivos. Además, no comparto el uso de las formas terminadas en "os/as", que recarga innecesariamente el texto, ya que según la gramática usual e histórica del español el plural masculino vale para ambos géneros, aunque entiendo que esto actualmente es objeto de cuestionamientos por parte de algunas personas (o «persones»). Tercero, donde dice «dipcionario», debe decir «diccionario», supongo que se debió a una distracción. Por otra parte, la felicito por su impecable empleo de las mayúsculas y los acentos gráficos, que revela a una escritora culta y cuidadosa, no como la mayor parte de los descerebrados que infestan la Web 2.0 y francamente, escriben como el reverendo culo.

Jorge Mux dijo...

Señor X, innecesariamente larga su perorata, la numeración en serie, la conclusión con el anglicismo "web" y el insulto final a la blogoplatea.
Y aparte escribe como el reverendo culo.

«—x—« dijo...

Señor Mux, le recuerdo que la forma correcta de escribir mi alias es «—x—«. Gracias.

Abrujandra dijo...

Señor o señora X: No encuentro los chirimbolitos esos de las flechitas dobles en el teclado, se debe a mi corta vista o a que no existen, en mi teclado al menos.
Dipcionario no fue una distracción sino que suelo mezclar la manera en la que hablo (como el culo) y la que escribo (no tan como el cuelo).
Por lo demás el tema de "los/las" tiene razón, las reglas y normas rigen, pero también creo en la evolución, de otra manera, seguiríamos hablando con "veríais amado mío", digo, me parece.
El saldo es positivo, le agradezco mucho los piropos a mi escritura.
Mi estado civil es "señorita con cartera de señora".
Jorge Mux: Juas (sola me meto en líos, después me quejo).

«—x—« dijo...

Abrujandra, le agradezco su esmerada respuesta, aunque hubiera bastado con desearme una larga y tortuosa muerte.

¿Me puede explicar cómo es eso de «señorita con cartera de señora»? Si no es indiscreción. (Y si es, también.)

Abrujandra dijo...

X: No es para tanto, para lo de larga y tortuosa muerte. No ha hecho méritos (aún) para que se lo desee.
Le explico, cada vez que tengo que hacer un trámite y preguntan por mi estado civil quedo en pausa, he pasado por tantos (menos el de viudez) que ya no recuerdo el actual. Suelo responder así para descomprimir el estado de estupefacción de mi interlocutor y así poder tener más tiempo para pensar. En pareja, pero no tanto, casada pero más o menos, de novia pero casi que no.
Estuve casada pero, aún no me divorcio, eso que noviamos largamente mi ¿ex? marido y yo, hemos tenido hijos además de la que tenemos en común, no sé X.
Después de leer esto me doy cuenta, no sé cuál es mi estado civil.
No sé, no sé... ajjj.

«—x—« dijo...

Lo suyo es un un estado civil posmoderno. No se preocupe, estamos todos en la misma. (Menos yo, que en la vida real soy señorito y en la blogósfera soy el Señor «—x—«, porque me casé con mi personaje.) ¡Saludos!

yerbanohay dijo...

Uh yo tengo una amiga que cuando hablo en alemán me corrige la pronunciación, la acentuación, la gramática, al punto que me olvido lo que quería decir! es un embole, y ella lo hace "porque me quiere"..uh

«—x—« dijo...

La legoptería debería considerarse una forma sutil de abuso sicológico. Bueno, el abuso sicológico casi siempre es sutil.

Anónimo dijo...

Me siento una legóptera hecha y derecha... Disfruto del error ajeno, y me empeño en corregir lo incorregible. La respuesta es siempre la misma: "Si me entendés igual...".
Por supuesto, mi nivel de legoptería varía de acuerdo a la persona a quien va dirigida la corrección: Con bronca y a viva voz, en el caso de personas dedicadas a la enseñanza o a titulares de estudios de posgrado, y de manera muda en el caso de encontrarme frente a un semi analfabeto.

«—x—« dijo...

Coincido con Anónimo en que, tratándose de personas dedicadas a la enseñanza o posgraduadas, la legoptería se justifica. No sólo cuando los susodichos se expresan mal, sino también cuando se empeñan en expresar cosas erróneas.

Hace poco salió en «La Nación» una nota de la Sra. Lucila Castro (legóptera profesional) donde, entre otras cosas, denuncia eruditamente una moda que hace algún tiempo hace furor en algunos círculos de la sicología de interpretar la palabra «adicción» como «no dicción». Les recomiendo la lectura de la nota, es muy esclarecedora.

Cada vez comparto más la opinión de cierto profesor de Lógica que sostiene que no se debería haber sacado el latín y el griego de los programas de enseñanza...

«—x—« dijo...

Y por si acaso... mi último comentario es bien digno de legopterización: «hace algún tiempo hace furor en algunos...». ¡Puaj! ¡Me doy asco!

Jorge Mux dijo...

Señor X, recuerdo también que algunos psicólogos decían que "adolescencia" viene de "adolecer" y significa "etapa en la que se adolece de cierta madurez". ¡Nada que ver! ¡Me sacan al legóptero de adentro!

«—x—« dijo...

¡No se reprima, Mux! ¡Duro con ellos! :-)

Jorge Mux dijo...

Ahora que lo veo, la autora de la nota que usted vincula hace referencia a "adolescencia" con una supuesta etimología en la palabra "dolor".

«—x—« dijo...

Es que adolescente es quien adolece de madurez, y eso le provoca dolor. ¡La misma palabra lo dice, Mux! Sin olvidar que el adolescente, en cuanto está en plena etapa de estudiante, es un «alumno», es decir, alguien que no tiene luz. ¡Adolece de falta de luz! Claro como el agua.

gabrielaa. dijo...

a Ud., «—x—«, ya lo voy a agarrar!

defendiendo el (pseudo) universal masculino. hábrase visto! diga que estoy cansadísima...

hmpfff

«—x—« dijo...

No se enoje, Gabrielaa: cuando escribo en inglés, me gusta usar el she/her como genérico. Me cae simpático.

«—x—« dijo...

Por cierto, voy a hacer algo que el Sr. «—x—« se había prometido no hacer nunca, pero la concisión y la ambigüedad de la pantalla escrita a veces oscurecen las intenciones humorísticas.

Es decir, voy a explicar-me.

Señorita (con cartera de señora) Abrujandra... ¿se entiende que mi parodia de legoptería dirigida a su prosa es precisamente eso, una parodia? Porque ¿quién soy yo para decirle a Abrujandra (o a cualquier otra persona) como tiene que escribir? (Más cuando en serio que me gusta como escribe Abrujandra.)

¿Se entienden (todavía) el humor y la ironía en la Web 2.0?

Soy un incomprendido... ¡¡¡buaaahhh!!!

Shirubana dijo...

¡Ohhh! ¡Están hablando de mí! :)

Tantas veces me pasa que leo algo y me quedo pensando si comento que me gustó o que "esto" no lleva acento.

«—x—« dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Abrujandra dijo...

X:Pero sí hombre, claro que se entiende. A veces paso días sin "poder" sentarme tranquila frente a la compu. En la casa somos cinco, edades variadas, todos queremos rapiñar la maquinola y piratear, leer, etc. Como soy la madre, tengo que comer las puntas de los panes, el resto de comida que dejan en el plato y eso es extensible a, el uso de la compu.
De los errores en los medios no quiero, siquiera, empezar a hablar porque encanezco pior entuavía. Pero le digo que, en cualquier momento me compro una caja de aerosoles rojo sangre y no paro.
Primero con las aperturas de los signos de interrogación y admiración, ah...sí, larga y tortuosa muerte a ellos que, cunden, cunden, cunden.

«—x—« dijo...

¡Gracias por el comentario, Abrujandra! Nunca dudé de que usted lo había entendido, pero por ahí algún lector desprevenido, no habituado al humor exonarista, puede malinterpretar, ¿vio?

De los errores de los medios, mejor no hablar. La señorita/señora/señorita con cartera de señora Shirubana tiene montado un blog muy interesante sobre el tema.

Y la verdad, yo creo que es muy necesario dar un toque de atención... ¡a los problemas ortográficos de algunos medios argentinos!

Shirubana dijo...

X: gracias por tu comentario.
Te cuento que así como a vos te motivó el "vanalidad" (sobre el cual escribí por otro ejemplar del error aquí) para escribir la carta al diario, lo que me motivó a mí a abrir esta sección en el blog (más tarde abrí el otro) fue cuando encontré escrito "antigüa" bajo una foto. Entre arrancarme los ojos y escracharlos, elegí la segunda opción (a Dios gracias ;)).

Abrujandra: respecto de los signos de apertura en interrogación y exclamación, me asombra que hayan empezado a aparecer en muchas publicidades gráficas.

Por supuesto que están invitados a mandarme los errores que encuentren al mail que hay en mi perfil.

¡Saludos!

Abrujandra dijo...

X: A decir verdad (como si lo anterior hubiese sido mentira) lo que piensen los demás, me pasa por la tangente (trigonometría plana la rendí cinco veces). No sé, a veces siento que esta evangelización ortográfica y gramatical no nos llevará a ningún lado, como la resistencia política en la que milita mi hija mayor, pero bueno...un granito en el culín, es uno más.
El blog de Shirubana no da más de lindo, gracias por la recomendación.
Y ya le mando besos.

Shirubana, su blog es magnífico, aunque le confieso que me asusta más la manera que los errores ortográficos (sí, estoy pasada de Barcelona). Encuentro siempre un montón, estaré atenta para colaborarle.